VIOLENCIA FAMILIAR

Es el abuso realizado en el núcleo familiar y puede ser por omisión, acción o abuso de un familiar de consanguinidad ascendente (padre, abuelo, bisabuelo), descendente (hijo, nieto, bisnieto), o colateral (hermano, medio hermano, tío, sobrino, primo), ya sea por afinidad o adopción. También esto se extiende en el noviazgo, en la pareja aunque no estén casados y convivan o parejas que vivan en forma separada, tanto heterosexuales como homosexuales (-Art. 1-2 DE LA LEY 12.569 DE VIOLENCIA FAMILIAR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES-).
Las instituciones educativas, de la salud, policiales aunque no sean parte tienen obligación de denunciar la violencia familiar tanto en mujeres, hombres si existiera, niños y ancianos, en un tribunal o fiscalía de turno.
Los niños y los ancianos son los más indefensos, las acciones contra ellos van desde golpes, mordeduras, quemaduras, también se les puede coartar la libertad de acción teniéndolos encerrados, atados, etc. y acción psicológica, como ser considerarlos tontos, inútiles, etc.
Además son violentados sexualmente, amenazándolos para que no cuenten, y teniendo sobre ellos un poder total. No solo la acción es delito sino también la omisión abandonar a los niños en las calles, a la mujer abandonándola en el parto, el retaceo económico y, el incumplimiento del débito conyugal, el desprecio y la indiferencia. Las personas de la tercera edad, abandonarlas en geriátricos, encerrarlas en las casas, despreciarlas por el núcleo familiar (yerno, nuera, nietos, hijos).
Frente a los discapacitados es más frecuente la violencia por omisión que por acción como ser los sordomudos que son expulsados de los colegios y no son tenidos en cuenta, las personas con SIDA, que pierden su trabajo, algunas por su condición de homosexualidad.
Tanto las víctimas como los testigos de violencia familiar poseen problemas psíquicos y físicos, dentro de los primeros existen ausentismo en el trabajo por vergüenza de mostrar sus golpes, le da parálisis del miedo.
No rinden laboralmente, disminuye el progreso educativo o tiene cambios de conductas siendo un chico ausente o extremadamente agresivo. Los niños son los futuros agresores porque repiten la misma historia familiar. El adulto violentado puede terminar muerto o matar a su agresor. Es mentira que el agresor sea de bajos recursos, esto se da en toda las clases sociales, el 85% son familiares, no son los drogadictos y alcohólicos los únicos agresores. La policía menosprecia la situación, y si tenemos en cuenta que los mayores agresores provienen de las fuerzas de seguridad saquen ustedes sus propias conclusiones.
El médico de guardia de un hospital, el pediatra particular del niño cuando nota agresiones o moretones que fueron imposibles de realizarlos el propio menor, quebraduras, quemaduras, debe inmediatamente dar aviso a la autoridad competente, de lo contrario es pasible de delito por omisión. Sería imposible de colocar en toda la web los casos judiciales, las consecuencias psicológicas, por eso esta mi e-mail, donde me pueden encontrar para cualquier duda, eso sí, aquí no se puede perder tiempo porque la vida de uno, de sus hijos, de sus abuelos o de cualquier persona está en peligro. Muchas mujeres han salido de éste infierno, usted puede ser una de ellas, porque se merece tener otra vida ya sea sola sino tiene hijos o con sus hijos, no lo dude en consultarme.